lunes, 4 de julio de 2011

Frente Sur: Arequipa convulsionada


"Gamarra tenía en Puno a San Román y en el Cuzco a Bujanda que le eran fieles y estas fuerzas unidas resultaban temibles"
Jorge Basadre


BANDOS ENFRENTADOS
General Domingo Nieto

Lugartenientes:
Coronel Trinidad Morán, mandaba el Regimiento “Libres”
Coronel Clemente Althaus Von Hessen, jefe de Estado Mayor
Coronel Carrillo: Regimiento Dragones
Coronel Ramón Castilla
Coronel Anselmo Quiroz
*Sargento Pedro Diez Canseco Corbacho, el que llegó a ser Presidente Provisorio del Perú en tres ocasiones (1863, 1865 y 1868) era a sus 19 años voluntario en el batallón "Inmortales"

Colaboradores:
Deán Gualberto Valdivia (lo nombro porque a pesar de no ser militar tuvo importante intervención)
Fuerzas aproximadas: 2 170 hombres

Coronel Miguel de San Román
Lugartenientes:
Coronel Quiroga, mandaba el batallón "Pultunchara"

Coronel Montoya

Coronel Bernardo Escudero, con 400 hombres.
Fuerzas aproximadas: 2300 hombres


AREQUIPA SE ALISTA PARA LA DEFENSA

El Presidente Provisorio José Luis Orbegoso nombra al coronel Domingo Nieto Comandante Militar de los 4 departamentos de Arequipa, Puno, Cuzco y Ayacucho el 4 de Enero de 1834.
El coronel Clemente Althaus fue nombrado jefe de Estado Mayor el 15 de Enero de 1834 y al coronel Trinidad Morán se le dio el Regimiento Libres días después .
Éste recibe el refuerzo del coronel Carrillo que venía de Tacna. Recibe otros refuerzos pero el Cuzco, que está en poder del prefecto gamarrista Bujanda no se adhiere a la causa.
El coronel Ramón Castilla que venía de Arica también se sumó y semanas más tarde el coronel  Anselmo Marcelino Quiroz y Nieto con 50 soldados de Lima.
Se presentaron algunos conflictos pues Castilla quería el mando de los Dragones (que le pertenecía durante el gobierno de Gamarra), pero no le fue concedido. Quiroz también quiso ser el jefe de ese ejército, luego el mando del Regimiento libres, pero no le fue concedido y luego jefe de estado mayor, se le dio el título de Comandante Militar del departamento de Arequipa el 19 de Marzo de 1834. Incluso el general Gutiérrez de la Fuente que estaba en el norte de Chile escribió a Nieto para que le dejase el mando de todo el ejército en Arequipa, se le negó obviamente pero mandó pertrechos y armas.

Valdivia logra reunir mediante el dinero y sus discursos un ejército detallado aquí:
 Infantería  1 000 hombres
Caballería  800 hombres
Batallón “Los Inmortales”  70 hombres, éstos eran jóvenes arequipeños entusiastas a los que se les puso este resonante nombre sin duda para entusiasmarlos aún más
Chacareros, hombres del campo  300 hombres
Con lo cual sumaban 2 170 hombres
Pero mientras tanto Nieto y Valdivia eran muy pródigos en el boato y las exacciones, esto es indudable pues aunque el pueblo de Arequipa apoyó ampliamente su causa poco a poco muchos de ellos sentían animadversión. Se cuenta que Nieto y sus principales oficiales pasaban mucho rato apostando en juegos, Flora Tristán menciona en sus memorias a Nieto, Carrillo, Morán, Rivero y Ros sentados en una mesa con las cartas y botellas de vino. Esto era una costumbre casi común en los soldados de aquella época.

LOS PREPARATIVOS DE SAN ROMÁN


"Este departamento (Puno) y el del Cuzco marchan con nosotros, mientras yo no entiendo de vacilaciones: una vez dada la señal nada será capaz de arredrarme: moriremos juntos o se salvará el país..."
San Román al General Frías

San Román reúne un ejército desde Cuzco hasta Puno y prepara el asedio sobre Arequipa:
Al enterarse de los sucesos de Lima pidió al coronel Rufino Macedo le enviase parte de las compañías de cívicos de Azángaro y Carabaya.
Estando en Puno se le reúne el batallón "Pultunchara" (batallón que era el antiguo 2° del Callao que fue bautizado así por la victoria de Gamarra en Ayacucho, pueden revisar esto aquí) al mando del coronel Quiroga que fue enviado por el prefecto del Cuzco Bujanda, los cívicos de Huancané que fueron reclutas y 200 montoneros.
Una vez reunidos marchó rumbo a Chihuata muy cerca a Arequipa por la quicena del mes de Marzo de 1834, pues por aviso de los generales Eléspuru y Frías recibiría más refuerzos que ya estaban en Lampa. Nemesio Vargas refiere que estos generales actuaron contra las órdenes de Gamarra que hubiera preferido que esas fuerzas vayan a Ica a batir a los soldados de Orbegoso que pudieran estar por allí.
Sea como fuere el coronel San Román recibió los contigentes del batallón "1° de Ayacucho", el escuadrón "Húsares de Junín" y una brigada de artillería.
Tuvo San Román sí durante el camino deserción y parte del batallón "Pultunchara" se desbandó. Prosiguió su larguísima marcha hasta llegar al distrito de Chihuata o Chiguata, ya en la provincia de Arequipa. El 31 de Marzo de 1834, lunes de Pascua los arequipeños se enteran que San Román está a puertas de la ciudad acampando en Cachamarca.

San Román entonces sigue el camino de Turucani con el objetivo de ganar la altura del volcán Chachani que está adyacente al Misti. Nieto viendo el movimiento decide interceptarlo y no permitir que pase pro Porongoche hacia Arequipa colocándose en el llano de Miraflores.
LA BATALLA DE MIRAFLORES
El 2 de Abril de 1834

Posiciones estratégicas

Ejército del General en Jefe Domingo Nieto
Jefe de estado mayor: Coronel Althaus

Ala derecha: Escuadrón "Inmortales", bajo el mando del Coronel Ramón Castilla, 150 hombres.
Centro: Regimiento "Libres" con el coronel Trinidad Morán con 1 200 hombres
             1º Batallón: Teniente coronel Marcelo Romero, 300 plazas
             2º Batallón: Teniente coronel Alejandro Deustua, 300 plazas
             4º Batallón: Teniente coronel Manuel de la Guarda, 300 plazas.
Izquierda: Escuadrón "Húsares de Tacna" bajo el mando de Stevenson con 80 hombres.
Retaguardia: Izquierda: Coronel Quiróz con 300 hombres
                      Derecha: Compañía "Sagrados"
                      Centro: Escuadrón "Dragones" bajo el mando del Coronel Carrillo.
                      Con dos compañías, del Teniente Coronel Montenegro y el Mayor Manuel Hurtado
También estaban los coroneles Amat y León y Agustín del Solar.
Artillería: Coronel Álvarez, flanqueando el centro.

Ejército del Coronel Miguel de San Román

Infantería:
Batallón "Pultunchara", al mando del coronel Quiroga
Batallón "Pichincha", al mando personal del general San Román
Escuadrón "Húsares de Junín"



Coronel José Trinidad Morán y Manzano, de origen venezolano, muy querido y respetado en Arequipa


El ataque de la infantería de Morán

Cuando la batalla estaba muy desordenada las tropas empezaron a mezclarse y el coronel Trinidad Morán no se decidía a abrir fuego. Se adelantó a su división para observar mejor y trayendo un húsar enemigo del cuello preso ordenó a su infantería del "Libres" descargar a discreción. No sólo los 1 200 soldados empezaron el tiroteo contra el batallón "Pultunchara" sino también la artillería de Álvarez.
Con las violentas descargas se iluminó el campo de batalla y no pocos perecieron.
Como fueron rechazados con esto los Húsares de San Román y el batallón "Pultunchara" Nieto ordenó la carga de la caballería para desordenarlos.

Castilla y Carrillo cargan contra los Húsares de San Román

La carga que ordenó el general Domingo Nieto fue resistida por los "Húsares de Junín" con firmeza.
Es así que se ordena la carga de más escuadrones. Los dragones del coronel Carrillo y los "Inmortales" del coronel Castilla van contra los húsares, en este terrible choque fallecen el Teniente Coronel Montenegro de los dragones y otros tenientes.
No es sino en la tercera violenta carga que logran derrotar a los Húsares de San Román.

La batalla de Miraflores resulta en victoria para Nieto y los arequipeños.
San Román hace propuestas de paz y luego de un juego de engaños y falacias le pide a Nieto suministros, éste confiado en la palabra de San Román lo abastece de alimentos y calzado.
Posteriormente San Román rompe las hostilidades y engaña a Nieto, éste resulta gravemente afectado anímicamente y ante el prestigio de la ciudad de Arequipa, sus habitantes resultan muy molestos y fastidiados por su supuesto desatino. Flora Tristán lo pinta así: “…todo en él revelaba un dolor moral llevado al más alto grado. Su ser estaba íntegramente afectado. Sus miradas esquivas, las venas de la frente tendidas como cuerdas, sus músculos crispados y sus facciones descompuestas manifestaban a las claras que el desgraciado aturdido acababa de ser engañado de una manera indigna…”

El coronel San Román ya habiendo cumplido sus deseos de tener víveres quiso antes de dar una nueva batalla consultar y pedir refuerzos al Mariscal Gamarra para lo cual se fue pensando que Nieto no lo seguiría y se instaló en el lugar de Cangallo.
LA BATALLA DE CANGALLO

El general Domingo Nieto en vista de los sucesos tan extraños realiza un consejo de guerra donde decide según él mismo refiere que se tomó el acuerdo de maniobrar sobre San Román con el objetivo de amedrentarlo y obligarlo a cumplir con los acuerdos. Valdivia aconsejó a Nieto no hacerlo pues la posición en la que estaba era la ideal en cambio yendo por San Román se exponía al mal terreno y no podría maniobrar bien. Nieto aseguró que de ninguna manera se empeñaría una batalla general.


La llegada del coronel Escudero

El 22 de Marzo de 1834 Agustín Gamarra había enviado al coronel Escudero con rumbo a Arequipa a fin de apoyar al coronel San Román. Y tiempo después envía al general Frías hacia Ayacucho para unirse con el general Bermúdez.
El coronel español Bernardo Escudero, gran amigo de "La Mariscala" y Gamarra, muy apreciado por éste, viajó a Arequipa a reforzar el ejército de San Román.

El que empezó el ataque fue el Teniente coronel Grados, como hemos dicho con ánimo de disuadir a los rivales. Cayó de sorpresa sobre la izquierda del ejército de San Román, pues los gamarristas incluso algunos estaban desnudos y otros desmontados. La mayoría de soldados estaba comiendo el rancho, mientras que San Román estaba pagando a la tropa. Varios soldados huyeron ante el ataque y algunos se formaron tras los cercos de piedras que habían y empezaron a responder los disparos.

La lucha se torna generalizada

En estas circunstancias el coronel Quiroga logra destacar una parte del batallón "Pultunchara" que responde el ataque enemigo, pero el coronel Morán despliega dos compañías que logran contenerlo.

Mientras, los soldados vencedores de la columna del comandante Grados se desbandan al encontrar el dinero en los aposentos abandonados de los soldados de San Román, se indisciplinan y se pelean luego entre ellos por coger todo el botín que allí había. Aprovechando este momento de debilidad de ataque sobre su izquierda el ejército de San Román, tanto los "Húsares de Junín" como su infantería se ordena y se repliega en buen orden.

El coronel Clemente Althaus trata de reforzar el ataque de Grados y manda a Lagos y Laizequilla y cazadores del capitán Carpio; ellos con la ayuda de una carga de los "Húsares de Tacna" logran dispersar a los enemigos, pero no los persiguieron tenazmente.

No secundaron este ataque la caballería de los coroneles Ramón Castilla y Camilo Carrillo por hallarse lejos del combate, pues recordemos que no era intención del general Nieto dar una batalla.

Mientras tanto en el centro San Román había desplegado ya al batallón "Pichincha" quienes desde una altura descargaban contra el regimiento "Libres" de Trinidad Morán, hasta un punto que ya parecía batido todo el regimiento. Tan duro fue la mortandad dirigida por el capitán Enríquez que estaba al mando, que el general Nieto viendo eso llámó al Capitán Gallegos del escuadrón "Dragones de Arequipa" y le dijo: "vaya Ud. a lancear a aquel capitán de Granaderos (de Pichincha), que nos quema con su compañía, aprovechando la impericia de los movimientos de nuestra tropa". Fueron pues los "Dragones" y el "Pichincha" a toque de corneta se replegó para soportar la carga, cayeron varios dragones pero Gallegos logró atravesar la línea y matar con su lanza al capitán Enríquez que valientemente había hecho estragos en los de Nieto. Gallegos volvió a comunicar a Nieto su éxito y su caballo cayó desplomado pues había recibido varias balas.

El batallón "1º de Ayacucho" con ayuda del coronel Bernardo Escudero se reúne y logra batir a las tropas de Nieto.


SAN ROMÁN SE APROPIA DE AREQUIPA

"Veía con sorpresa, al conversar con los oficiales, cuán superiores eran a los de Nieto. Los señores Montoya, Torres, Quiroga, y sobre todo Escudero, eran hombres muy distinguidos"
Flora Tristán, en "Peregrinaciones de una Paria"

Escudero fue el primero en entrar a la ciudad de Arequipa, pues San Román estaba lejos del lugar.
Publicó un bando para obligar a los ciudadanos a abrir sus casas y sostener a la tropa.



Referencias:
“La Iniciación de la República”, Jorge Basadre.
“Historia de la República del Perú”, Jorge Basadre.
“Peregrinaciones de una Paria”, Flora Tristán.

"Las Revoluciones de Arequipa", Juan Gualberto Valdivia.

"General Trinidad Morán", Alfredo Guinassi.

Jesús De la Jara



MyFreeCopyright.com Registered & Protected

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada